/ notícias

En los últimos años, los frecuentes cortes de energía han aumentado la demanda de soluciones de energía de reserva para el hogar y el trabajo.
Durante un corte de energía, aparte de desperdiciar comida o malgastar luz, también se puede poner en peligro la vida. Serían algunos ejemplos el extravío de aire acondicionado en verano o de calefacción en invierno, por no mencionar la pérdida de potencia de los equipos médicos que funcionan de forma eléctrica.

Como la energía no se puede crear ni destruir, sino transformar de una forma a otra, cualquier modo de generación de electricidad necesita una fuente de combustible. Técnicamente, en los generadores eléctricos la electricidad se genera a partir de energía mecánica. La energía mecánica, a su vez, se convierte a partir de las denominadas fuentes primarias, como la energía química, nuclear o térmica que contienen varios tipos de combustible, o se obtiene a partir de recursos renovables como la luz del Sol, el viento o los saltos de agua.

La máquina que convierte energía primaria en energía mecánica se denomina fuente energética. Las turbinas de vapor, los motores de combustión interna, las turbinas de combustión de gas, agua y viento son los tipos más comunes de fuentes energéticas.
Compartir esta publicacion